En nuestra casa, queremos que todo esté siempre perfecto: que la sala haga juego con el comedor; que los cuadros combinen con el adorno de la mesa; que en nuestra habitación la cama combine con el nochero, el nochero con el espejo, el espejo con la lámpara, etc, etc. De tal forma que intentamos acomodar nuestro “nido”, según el uso para el que está diseñado cada rincón, según nuestros conceptos preestablecidos de cómo debería verse nuestro hogar y según, por supuesto, de lo que a nuestros ojos, parece más agradable.

Pero, qué pasa con esos espacios que no logramos dimensionar (o que sobredimensionamos por error) al momento de definir qué debe ir en ellos? ¿Qué pasa con esos espacios que no se pueden ignorar, primero por ser parte de nuestra casa, y segundo porque su área nos invita a entender que algo está faltando allí? Esos sitios como el balcón, el estudio, el cuarto de servicio, de ropas, etc, a veces nos “gritan” que hagamos una revaluación por nuestra parte respecto a la finalidad para la que fueron creados, para permitirnos descubrir en ellos, una solución diferente según nuestras prioridades.

Por ejemplo, qué pasaría si el balcón se vuelve una huerta? No siempre tenemos espacio dentro de la casa para sembrar. Las materas por lo general ocupan mucha área, y cuando las regamos, el agua sobrante se convierte en un incómodo reguero. La solución? Podríamos pensar en un jardín vertical, que además de ahorrar espacio, decore este lugar, haciéndolo aún más propicio para la lectura, o simplemente convirtiéndolo en uno para relajarnos mientras fertilizamos o le hablamos a nuestras nuevas amigas: las plantas. En él, podemos sembrar desde plantas ornamentales, hasta plantas medicinales y de cocina (albahaca, cilantro, perejil, laurel, etc), en cuya variedad y colorido concentremos un punto focal interesante. Si deseas conocer más al respecto, encontramos estos consejos que pueden ser útiles para ti: https://www.homify.es/libros_de_ideas/2289832/37-ideas-geniales-para-tener-un-jardin-vertical-en-casa.

¿Y si el estudio se vuelve zona de juegos? Si no traes mucho trabajo a casa, pero tus hijos si están allí gran parte del día, no sería ideal tener un espacio donde puedan hacer sus tareas, pero también tener todos sus juguetes, por fuera de la habitación? De esta manera dejas su cuarto como sitio de descanso (relajación), con la menor cantidad de elementos posible, y encuentras un nuevo espacio de almacenamiento que puedes distribuir según las necesidades de todos. Cabe aclarar que no es un espacio para tomar a la ligera, pues seguramente estará muy conectado con la zona social de tu casa y por tanto es muy importante que le des una unidad (bien sea cromática, con materiales, accesorios, etc) que los amarre y no se vea como una isla al azar. Te dejamos estos consejos de expertos, para que adaptes lo que más se ajuste a tus propios espacios: http://guiamaschicos.blogspot.com.co/2017/01/rincones-de-arte-ninos.html

Finalmente, evalúa y reconoce cada rincón de tu casa o apartamento: desde la puerta de acceso hasta el último pedazo de la zona de ropas. Así te será más fácil mantener un equilibrio en todas las áreas, utilizándolas para lo que necesitas realmente. Si aún no te decides, Constructora Bolívar te ofrece múltiples opciones para que empieces a soñar con cada espacio y le des rienda suelta a tu imaginación, mientras lo vuelves aún más tuyo. Nuestra invitación de hoy: sé dueño de nuevas experiencias.