Nos encontramos viviendo el mes más dulce del año y también uno lleno de ilusión para todos los que disfrutan de la fantasía de convertirse en superhéroes por un día o personajes sacados de su película favorita. Sin lugar a duda, los niños son los protagonistas de la temporada y por lo tanto sus adultos responsables debemos estar aún más atentos para asegurarles que puedan vivirla con total tranquilidad. Por eso queremos compartir contigo algunas recomendaciones para que juntos, niños y adultos, nos gocemos el momento y no tengamos nada qué lamentar.

1.Cuidado: Si por lo general, con los niños debemos estar a cuatro o más ojos si es posible, en esta época de fiestas y eventos en lugares concurridos como centros comerciales, zonas comunes en los conjuntos residenciales o incluso la misma pedida de dulces en la calle, toca además armarnos con pares de brazos extras para intentar blindarlos de personas inescrupulosas que puedan estar buscando la oportunidad precisa para hacerles daño. Así que:

– Nunca los pierdas de vista.
– Indícales que deben estar siempre en grupo y jamás dejarse apartar de él por desconocidos.
– No permitas que consuman dulces hasta que no puedas revisar que estén completamente sellados y que sean de empaques reconocibles. Recuerda que también pueden camuflar sustancias prohibidas en forma de inocentes dulces, por ello es de vital importancia el acompañamiento.
– Como pueden coincidir varios niños con el mismo disfraz, intenta ponerle al suyo un distintivo en un lugar visible para que, a distancia, puedas tener control visual de donde se encuentra en todo momento.
– Indícale previamente el área autorizada a permanecer, es decir, de donde a donde podrá desplazarse, que sea una zona segura para ambos.
– Si los niños van a realizar desplazamientos de casa en casa, como tradicionalmente se ha hecho, no permitas que lo hagan solos, así sea en grupo.
– Acuerda con los niños a tu cargo, un lugar de encuentro en caso de que se pierdan de vista entre sí. También que busque ayuda en personal de seguridad como guardas, policía o puntos de información oficiales.
– Intenta ubicarle una cinta o adhesivo con tu nombre y número de celular debajo de algún elemento de su disfraz, con el fin de que pueda mostrarlo en caso de requerir ayuda.
– Ten precaución con máscaras de látex o materiales similares que puedan obstaculizar su visión o su respiración.

2. Manejo de dulces: Los niños mueren por los dulces, eso es parte de su naturaleza, pero está en nosotros ayudarles para que toda la ansiedad que genera ver tanta confitería junta no los enferme.

– Enseñémosles a dosificar el total, dándoles pautas según la cantidad recogida, para distribuirlos en una semana, dos o en el mes. Por ejemplo, si recogió 10 dulces y lo que consideras debe comer por día son 2, pues lo recogido le alcanzará para una semana. Pueden marcar lo de cada día con un sticker de diferente color para que sea fácil de identificar para ellos.

– Recuérdales por qué es importante dosificar sus dulces, pues aparte de molestias estomacales, caries y demás, podría generar hasta intoxicaciones por el uso indiscriminado de colorantes artificiales.

Recuerda: Disfrutar con prevención es la mejor manera de gozarte cada celebración.